Cuando una pareja decide casarse llega el momento de hacer la lista de bodas. Sin duda se trata de uno de los asuntos que puede desatar las primeras tensiones en la pareja, para evitarlo te recomendamos leer este post sobre cómo hacer una lista de bodas, lleno de consejos para que la lista de invitados a vuestro enlace no se convierta en un quebradero de cabeza.

Cómo hacer una lista de bodas

Antes de decidir a quien se va a invitar y a quien no, conviene tener claro cuál es el presupuesto del que se dispone y, sobre todo, que tipo de boda se quiere celebrar. Entre las bodas multitudinarias y las intimas hay toda una escala. Por poner un rango, lo habitual en España es tener entre 30 y 300 invitados, aunque siempre hay quien invita a menos y quien invita a más. Otra cosa serían las bodas de postín, donde el número de invitados se puede disparar, pero suponemos que ese no es tu caso.

Aparte del tipo de boda que quieres celebrar (intima o con más gente), hay que tener en cuenta el lugar de la celebración. Si lo celebras en tu casa, por ejemplo, no cabe duda de que la lista de invitados va a tener que ser reducida a la fuerza. En cambio sí optas por una finca de bodas, no sueles tener esa restricción. Por ejemplo, en nuestra finca de bodas en Madrid tenemos salones con capacidad de hasta 500 comensales, además de amplios jardines donde esparcirse.

Una vez que tengáis claro el número aproximado de invitados es hora de hacer la lista. Os aconsejamos que primero cada uno haga su propia lista con todas las personas a las que le gustaría invitar. Después poner ambas listas en común y ver que nombres coinciden. Esos serán los que llamaremos invitados seguros.

Si el número de invitados seguros coincide más o menos con el número que teníais en mente, enhorabuena. Si lo excede, tendréis que recortar, eliminando a aquellos invitados con los que hay menos relación. Si tenéis pocos invitados seguros, no queda otra que negociar hasta llegar a un acuerdo. Siempre intentad que el número de invitados que vienen de parte de cada uno esté equilibrado, y que no vaya nadie con quien alguno de los miembros de la pareja pueda sentirse incómodo.

Por último, al hacer una lista de bodas siempre hay que tener en cuenta que habrá varios “abandonos”. Se estima que de media el 20% de los invitados no acudirán al evento por uno u otro motivo. Puedes minimizar el número de abandonos enviando las invitaciones con suficiente antelación (al menos tres meses antes) y evitando fijar el día de la boda en meses tradicionalmente vacacionales, como agosto o Navidades.