Ser padrino de bautizo supone un motivo de alegría para cualquier persona que sea elegida para ejercer esta responsabilidad. Es cierto que la figura del padrino o la madrina ha ido cambiando con el tiempo, pero hoy en día el padrinazgo de un niño el día de su bautizo sigue teniendo una importancia fundamental.

En esta ocasión repasamos qué es ser padrino de boda y las obligaciones que tiene esta persona para con el niño que va a ser bautizado.

¿Qué finalidad tiene ser padrino de bautizo?

En realidad, la iglesia obliga a que haya un padrino y una madrina, para que ambos ejerzan como figuras ejemplares en el camino al catolicismo del recién nacido. En realidad, la iglesia prevé la figura del padrino como una autoridad que debe supervisar la conducta del apadrinado en relación con la fe cristiana.

La iglesia no establece ningún requisito concreto para ser padrino, incluso un menor de edad puede apadrinar a un recién nacido, por lo que la elección queda totalmente en manos de los padres. Lo único que establece la iglesia como condición es que deben ser dos las personas que apadrinen al niño y deben ser un hombre y una mujer (madrina y padrino).

Inicialmente, un padrino debe presentar al bautizado en el sacramento del bautizo, además asiste al recién nacido a su iniciación cristiana. Pero más allá del mismo día del bautizo, las labores del padrino deben estar muy presentes durante sus primeros años.

La figura del padrino también está presente en otros sacramentos cristianos como la confirmación. La confirmación es la aceptación consciente la fe católica, y también requiere de un padrino o madrina, sin embargo en este caso basta con una sola persona. Es conveniente, aunque no obligatorio, que sea una de las personas que asistieron como padrino o madrina del confirmado en su bautismo.

¿Tiene alguna obligación el padrino o la madrina con la persona bautizada?

En realidad no, al menos ninguna obligación que no sea puramente espiritual. En ningún caso el padrino debe hacerse responsable más allá de, como decimos, convertirse en una figura de ejemplo para su fe. Existen muchas tradiciones que hacen referencia a los padrinos, en España por ejemplo, existe la tradición en Pascua de regalar al ahijado o ahijada una mona de Pascua, una especie de bollo que suele ir acompañado con figuras de chocolate.

Si vais a celebrar un bautizo y queréis que sea un día especial, en Restaurante Trinidad os estamos esperando, encontraréis una finca espectacular donde celebrar un evento familiar inolvidable.