Una boda civil puede ser mucho más emotiva que una boda religiosa. La capacidad de la pareja para modificar pequeños detalles a su gusto es mucho más grande en la primera modalidad mencionada. Esta nos permite optar por realizar los pasos fijados firmando los acuerdos matrimoniales o realizar una ceremonia más elaborada, lo que implicará una mayor organización y preparación previa. Hoy vamos a hablar sobre cómo se puede organizar una boda civil que sea algo más que una firma en un papel, sorprenda a los invitados y cree recuerdos inolvidables.

En España el número de bodas civiles cada vez es mayor, lo que seguramente se deba a la diversidad de credos, culturas y religiones y a que es la opción más barata y menos complicada. La ceremonia no se ajusta a unas reglas determinadas, una vez rellenadas las formalidades legales del país, solamente habrá que centrarse en nuestros gustos, la estética y el estilo que queremos esté presente en el evento.

Cómo organizar una boda civil:

A la hora de realizar esta clase de casamientos, lo primero que deben plantearse los novios es si quieren realizar la boda en un juzgado o prefieren casarse allí primero y celebrar una ceremonia más elaborada después con todos sus invitados. También pueden optar por celebrarla en un centro de convenciones o pueblo a donde se desplazaría la autoridad correspondiente.

Hoy en día lo más común es realizar una original ceremonia en la que se contrata a un oficiante, ya sea un amigo o alguien especializado, que será el director de la ceremonia y aquel que oficie su casamiento público (se entiende que se han casado previamente en un juzgado).En este caso, los novios pueden escoger hasta el más mínimo detalle y toda idea es posible, ya que no existe ninguna norma que la impida.

Sin embargo, implica que se debe preparar algún medio de transporte para trasladar a los testigos y los novios desde el juzgado hasta el lugar donde se realiza la ceremonia. También hay que escoger el lugar donde se realizará la ceremonia y el banquete posterior, pero lo cierto es que actualmente existen muchos restaurantes y salones que ofrecen espacios para ambos servicios.

Por lo tanto, organizar una boda civil no resulta mucho más complicado que las típicas ceremonias, e incluso puede ser más sencillo porque todo, absolutamente todo, dependerá de tus gustos y posibilidades. Si conoces algún otro consejo sobre cómo organizar una boda civil puedes compartirlo en esta entrada.

 

LEAVE A REPLY:

(this will not be shared)
(optional field)

    No comments yet.