La música clásica para bodas religiosas es un clásico. La música es parte imprescindible para ambientar la ceremonia, y la música clásica nos permite disponer de un repertorio infinito, perfecto para formar parte de la banda sonora del enlace. En este post repasamos algunos imprescindibles de la música clásica para bodas religiosas, en relación a las distintas partes que completan la ceremonia.

Música clásica para bodas religiosas, temas y compositores

  • Preludio: Se trata de la entrada del novio. El preludio es un momento solemne, que podemos acompañar con el clásico entre los clásicos: Bach. Del compositor alemán podemos elegir varias piezas, algunas de las más habituales son la cantata 147, en Aria Suite en Re o el siempre socorrido Arioso.
  • Entrada de la novia: Existen dos marchas nupciales clásicas, la de Wagner y la de Mendelssohn. Si quieres salir de los temas más clásicos, también te recomendamos La Llegada de la Reina de Saba de Haendel, un tema algo más animado.
  • Lecturas: Para las lecturas se suele recurrir a un Alleluya, ya sea el de Haendel o el de Mozart. Cualquiera de estas dos elecciones entra en el canon de música clásica para bodas. En este momento no programar un Alleluya sería como cantar una canción de Pitbull.
  • Ofertorio: Lo normal en el 99% de los ofertorios es que se cante un Ave María. Schubert, Gounod o Caccini son algunos de los compositores a los que podemos recurrir si queremos elegir un Ave María nupcial.
  • La Paz: Aquí podemos ser más creativos. La Serenata Nocturna de Mozart o el Canticorum de Haendel son dos buenas opciones para este momento de la boda, sin embargo, como decimos, esta parte de la ceremonia admite otras muchas propuestas.
  • Comunión: Si queremos un tema que convierta el momento en algo íntimo, la Meditación de Massenet es perfecta. Adagio de Albinoni o el Intermezzo de Cavalleria Rusticana de Mascagni son otras dos opciones válidas.
  • Firmas: Otro momento que admite todo tipo de ritmos clásicos. La Primavera de Vivaldi, la Serenata de Haydn o el Andante de Mozart son algunas de las posibilidades que se adaptan a este momento tan simbólico.
  • Salida: Muy sencillo, o bien la Marcha Nupcial de Mendelssohn o la de Wagner. Si habíais optado por alguna de estas dos opciones para la entrada de la novia, no repitáis.

Estas son algunas opciones de música clásica para bodas religiosas, en cualquier caso siempre puedes optar por otras soluciones ya que el repertorio nupcial es muy variado.