El Código Civil español permite el matrimonio entre dos personas del mismo sexo con los mismos derechos que una pareja heterosexual y mismo procedimiento a la hora de contraer matrimonio.

Es decir, derechos y obligaciones serán los mismos, pero no cuando se trata de aumentar la familia, pues por ahora no existe la posibilidad de adopción conjunta y el vientre subrogado tampoco es una opción para este tipo de familias.

Matrimonio homosexual

La adopción se contempla pudiendo ser una adopción homoparental, es decir, individual por una de las partes o bien el vientre de alquiler teniéndose que ir a fuera de la Unión Europea, como Estados Unidos donde es una práctica completamente habitual y normalizada y regulada. Es más problemático cuando la pareja homosexual está formada por hombres ya que tendrán que encontrar a la gestante y/o donante.

La adopción homoparental puede ser de un individuo soltero o casado o bien conjunta de parejas de hecho desde el año 2000.

El vientre de alquiler o madre subrogada es el proceso mediante el cual una mujer ofrece su útero para que se le transfieran embriones de otra pareja que por problemas de fertilidad y otras cuestiones ético sociales, deciden recurrir a este método para concebir la vida de su propio hijo. La dificultad viene al tener que registrar ese hijo como que tienen dos padres o dos madres y por eso, acudir a un país donde sea legal esta práctica y a través de una sentencia judicial podrán con ese papel ir al consulado español y registrarlo como hijo.

Esperamos haberos aclarado algunas dudas al respecto, de todas formas, en este artículo lo tenéis súper bien explicado. Poneros en manos de juristas y clínicas especializadas para asesoraros bien en este proceso tan maravilloso llamado familia.

Y si queréis casaros Finca Trinidad os ofrece bodas originales en plena sierra del Gaudarrama, Madrid!