Estamos en plena época de comuniones. Ahora más que nunca hay que tener presente que las fotografías de comunión serán el mejor recuerdo que conserves dentro de unos años. Y como suponemos que querrás que esos recuerdos sean de la mejor calidad, aquí van unos consejos de fotografía de comunión.

Consejos de fotografía de comunión

Lo primero es encontrar al fotógrafo. Desde aquí recomendamos contratar un fotógrafo profesional para el evento. Pero si el presupuesto no te alcanza o prefieres que se encargue alguno de los invitados, es mejor que el encargado se tome la labor en serio y se le avise con antelación.

Decimos lo de la antelación porque una de las claves para conseguir buenas fotografías de comunión es que el fotógrafo conozca de antemano el escenario para seleccionar los lugares donde se pueden sacar las mejores tomas.

Sabemos que trabajar con niños es complicado, y aquí viene uno de los pocos puntos fuertes de que el fotógrafo sea el familiar. Y es que el niño o la niña de la comunión se sentirán más a gusto si el fotógrafo es conocido.

Aunque es inevitable hacer las clásicas fotografías en las que el protagonista de la comunión sale posando con sus padres y los distintos invitados, no hay que pasar por alto las fotografías espontaneas. Es decir, aquellas fotos en las que el niño no está posando y que en el fondo son las que más valen la pena porque muestran a los pequeños tal y cómo son. Por ejemplo, es mejor no atosigar al niño para que se haga una foto con los primos y hacérsela cuando esté jugando despreocupadamente con ellos.

Ten en cuenta que en la fotografía lo que importan son los modelos, así que intenta que el fondo sea sencillo para que no desvíe la atención. Una pared clara y lisa suele ser el mejor fondo para fotografías de retrato.

Seguro que a todos los invitados les gustaría tener copia de las fotos hechas durante la comunión, así que no dudes en enviársela por correo electrónico. Si eres de los que aún prefieren las fotografías en papel, selecciona las mejores y haz un álbum con ellas.

Y si a pesar de nuestros consejos de fotografía de comunión las imágenes no salen tan bien como quisieras, no te apures. Los programas de retoque informático pueden hacer maravillas, siempre que encuentres a alguien que sepa manejarlos ;).