Seguir una dieta para boda es algo muy común, nosotros te recomendamos empezar con tiempo, no debes seguir dietas milagro que duren unos pocos días y que puedan poner en riesgo tu salud. Si te habitúas a comer sano siempre puedes mantener este tipo de alimentación más allá de la boda.

Dieta para boda, consejos para una vida sana antes y después del enlace

  • Todos los nutricionistas recomiendan hacer varias comidas sanas durante el día. Más allá del desayuno-comida-cena existen otras opciones más sanas. Si programas de 4 a 6 comidas diarias podrás saciarte a base de cantidades más pequeñas, que tu cuerpo podrá digerir mucho antes ya que el metabolismo se acelera, y por lo tanto quema más.
  • Elimina las grasas saturadas. Si quieres perder algo de peso antes de la boda lo mejor que puedes hacer es eliminar los alimentos que contengan grasas saturadas, que además son muy dañinos a largo plazo para tu salud.
  • Proteínas, hidratos, vitaminas y minerales son fundamentales, ninguno de estos grupos debería ser eliminado de una dieta. Las dietas que se basan en un solo grupo alimenticio acaban por ser perjudiciales a corto plazo.
  • Pollo, pavo, pescado y cualquier alimento que aporte proteínas será bien recibido por tu cuerpo. Además previene la pérdida de masa muscular.
  • No olvides la verdura. Existen muchas variedades de verdura y muchas formas de cocinarlas, elige tus platos verdes favoritos y tomas varias raciones de verdura al día.
  • El agua también es fundamental. Si se acerca el día de tu boda no dejes de hidratarte.
  • Descansar también ayuda a tu cuerpo a perder grasa. A la hora de hacer deporte conseguiremos mejores resultados si estamos descansados.
  • Y hablando de deporte, no olvides seguir una tabla de ejercicios aeróbicos. Si quieres una recomendación personal, el boxeo te ayudará a liberar tensiones y además es un ejercicio perfecto para quemar grasa en muy poco tiempo.
  • Evita el estrés. Es fácil decirlo y muy difícil conseguirlo si nuestra boda se acerca, pero el estrés puede derivar en malos hábitos alimenticios que hagan inútiles nuestros esfuerzos.
  • Y como decimos, no abandones estos hábitos después de la boda. Si consigues seguir una rutina diaria de deporte y te has enganchado a la alimentación sana, tendrás la oportunidad de disfrutar de todos los beneficios en tu cuerpo y en tu salud a corto y largo plazo.

Estos son algunos consejos relacionados con una dieta para boda. Recuerda comenzar con tiempo y no seguir dietas Bride que te obliguen a pasar hambre.