Estamos a punto de entrar en diciembre, mes en el que tradicionalmente los compañeros de trabajo se reúnen alrededor de una mesa para cenar juntos. Aunque este tipo de eventos pueden ser un buen momento para confraternizar fuera del horario laboral, hay que tener cuidado con las cenas de empresa para no cometer algunos errores que  pueden pasar factura.

¿Por qué tener cuidado con las cenas de empresa?

Las cenas de empresa están para divertirse y pasarlo bien, pero a nadie se le olvida que a fin de cuentas estás al lado de tus jefes y/o de tus empleados, y que si se producen situaciones desagradables, el próximo lunes tenéis que volver a veros las caras.

Errores que pueden arruinar una cena de empresa

#1 Reservar demasiado tarde

Las reservas para cenas de navidad suelen empezar a mediados de noviembre. En diciembre ya se hace complicado encontrar sitio, y puedes tener que reservar a la desesperada en el primer bar que esté libre.

No te quedes sin sitio. Aún estás a tiempo de reservar la cena en Trinidad, tu restaurante para comidas y cenas de empresa en Madrid.

#2 Abusar de la bebida

No hace falta pasarse con el alcohol para divertirse. Aunque está claro que puedes tomar alguna copa, debes saber dónde está el límite y no cruzarlo. De otra forma podrías “dar la nota” y, lo que es peor, no recordar nada al día siguiente.

#3 Ausentarte

Pocas veces hay oportunidad de reunirte con el resto de compañeros de tu empresa y conocerlos un poco más. Si faltas solo porque no te apetece, estarás perdiendo esa oportunidad, te convertirás en el asocial de la oficina y podrías quedar al margen de las conversaciones de los próximos días.

#4 Tirar los trastos a un compañero

Los ligues en la cena de empresa son todo un clásico. Sin embargo, esos flirteos pueden dar lugar a situaciones incomodas (por ejemplo si  te pones demasiado pesado con una compañera) o convertirte en la comidilla.

#5 Hablar de trabajo

Para eso ya están el resto de días del año. Se supone que la cena de empresa es una ocasión para desconectar de los problemas de trabajo pero con los compañeros de trabajo. Seguro que hay otros temas más agradables sobre los que conversar.

¿Cómo han sido tus cenas de empresa hasta ahora? ¿Alguna vez has tenido una mala experiencia? Compártelo en los comentarios.