Organizar una boda puede ser una actividad muy estresante sin no se cuenta con las herramientas adecuadas. Uno de los elementos más importantes para el gran día, es escoger el menú que degustarán los invitados, con toda la toma de decisiones que ello implica. Todavía más complicado resulta en caso de que la boda se celebre en las horas finales del día.

No te preocupes, si no sabes muy bien cómo empezar a seleccionar platos, sigue leyendo para obtener consejos sobre cuál es el mejor menú para una boda de noche.

Cuál es el mejor menú para una boda de noche

El mejor menú para una boda de noche será aquel que mezcle los gustos personales de los novios con otras cuestiones importantes. Tomando las decisiones adecuadas conseguirás un banquete que todo el mundo recuerde y que deje a todos los invitados completamente satisfechos.

Boda de noche

El concepto de comida para una boda de noche es necesariamente distinto a una boda de día. Generalmente, la gente cena mucho menos de lo que come, por lo que hay que adaptar el menú para evitar sensaciones de pesadez que puedan afectar a la fiesta posterior. Lo más recomendable para las bodas nocturnas es ofrecer un plato menos de lo que sería habitual en una boda de día.

Variedad gastronómica

Cada persona tiene sus propios gustos, y es imposible adaptar un menú a cada gusto personal. La mejor opción, es tomar como base los gustos de los novios y escoger un menú con gran variedad gastronómica, con productos que no se repitan en los diferentes momentos del banquete, y que dé una buena impresión a los invitados.

La importancia del Coctel

Antes de la cena, es muy recomendable apostar por organizar un coctel más ameno y distendido que el banquete formal. Es la carta de presentación de la boda, por lo que hay que cuidarlo en todos sus puntos. Durante el coctel, los invitados se mantienen en pie, de modo que la comida debe ser fácil de comer y ligera. Dependiendo de la cantidad de platos y de la duración del coctel, la elección de platos para la cena será una u otra.

Platos para la cena

Lo más adecuado para un menú de noche es apostar por un plato como entrante, un plato principal, y un postre. Puedes tener en cuenta la época del año en que tendrá lugar la boda para seleccionar los mejores platos. Por ejemplo, durante el verano es mejor poner como entrante sopas frías, ensaladas o cremas. Sin embargo, para invierno y otoño acertarás seguro con un plato caliente.
Como plato principal, es más recomendable escoger algo de carne, que será del gusto de la mayoría, ya que dar a elegir entre carne o pescado incrementa mucho el coste total de la celebración.

Ideas para recena y barra libre

Cuando la fiesta siga su curso y los invitados comiencen a bailar, no tardarán en volver a sentir hambre. Por eso siempre tiene que realizarse una recena, con productos salidos directamente de la imaginación, dulces, salados o mixtos, que también servirán como acompañamiento a las bebidas de la barra libre. Como ideas, puedes optar por dulces, palomitas, frutas, golosinas, churros con chocolate, hamburguesas, perritos, patatas fritas…

Detalles a tener en cuenta

Como las posibles restricciones alimentarias de algunos de los comensales, o sus gustos gastronómicos. Menús vegetarianos o veganos, alérgicos, celiaco… son cuestiones a preparar durante la organización del banquete. De este modo evitarás sorpresas desagradables y una sensación de malestar por parte de algún invitado.
Es importante también cuidar los elementos adicionales como la bebida, ofreciendo vino y cava de calidad, además de agua y refrescos para quien prefiera esa opción.

Con todas estas ideas sobre cuál es el mejor menú para una boda de noche, tienes las herramientas para que tú y tus invitados disfrutéis por completo de ese día especial. ¿Cuál es el plato que no puede faltar en tu boda? Cuéntanoslo en comentarios.