El otro día te contamos por qué nos arrodillamos para pedir matrimonio. Hoy nos encargamos de contar la historia del elemento más reconocible de la pedida: el anillo de compromiso. ¿Quieres conocerla? Pues sigue leyendo.  

Anillo de compromiso: historia

La historia es curiosa. En realidad, es una tradición que se remonta a los antiguos egipcios. Ellos creían que los círculos eran símbolos de la eternidad. Así que las parejas casadas intercambiaban anillos hechos de juncos trenzados. Estos anillos se llevan en el dedo anular de la mano izquierda, que al parecer tenía una vena que iba directamente al corazón, más tarde llamada vena amoris.

Avancemos en el tiempo, hasta el siglo II a.C. Se cree que los antiguos romanos comenzaron la tradición de los anillos de esponsales en lugar de dar el dinero novia o algún objeto valioso. Sin embargo, su simbolismo no iba tanto al amor como a la propiedad. Según Plinio el Viejo, el novio le daba a la novia un anillo de oro para usar durante la ceremonia de compromiso y en eventos especiales, después le daba un anillo de hierro para usar en casa, lo que significaba que la novia pasaba a ser de su “propiedad”.

Hasta siglos después no aparecen los anillos de compromiso con diamantes. Uno de los primeros usos registrados de un anillo de compromiso de diamantes fue en el año 1477 d.C. El  Archiduque Maximiliano de Austria propuso matrimonio a María de Borgoña con un anillo con piezas delgadas y planas de diamantes en forma de “M”. Esto sentó un glamuroso precedente para la nobleza europea, que empezó a adornar los anillos de pedida con toda clase de joyas.

Sin embargo, hasta el descubrimiento de diamantes en Sudáfrica, el uso de los anillos de diamante no llegó a hacerse extendido entre todas las clases sociales. Una vez que terminó la Gran Depresión, la agencia de publicidad NW Ayer & Son lanzó su famoso eslogan “Un diamante es para siempre” animando a los hombres a gastar dos meses de su sueldo en un anillo de compromiso. A principios de la década de 1940, los anillos de compromiso se convierten en la línea principal de joyería en la mayoría de los grandes almacenes.

¿Alguna vez has comprado, o te han comprado, un anillo de compromiso? ¿Cómo era? ¿Cómo es el anillo de tus sueños? Cuéntanoslo en los comentarios.